Coches Eléctricos

Híbridos y eléctricos: los 3 problemas

Un resultado un tanto inquietante e inesperado: las ventas cumuladas de coches híbridos y coches eléctricos han bajado este año…

A pesar de las ofertas cada vez más mimadas por parte de los constructores, las alternativas al 100% petróleo siguen sin seducir al gran público para las compras de coches nuevos. ¿Dónde está el problema?

futuro coches electricos 2

1- El eterno problema de la oferta y la demanda

A pesar de las dificultades relativas a la fiscalidad del carburante, en especial a la aplicada a los vehículos de empresa, las tecnologías híbridas y eléctricas sufren de lleno la competencia de los más que establecidos motores de petróleo. En el mercado actual, el grueso de las ofertas promocionales se han centrado de nuevo en los modelos térmicos. Comenzando por supuesto por los Crossover y otros SUV que inundan el mercado español, y europeo en general. Con la gama “low cost”, estos vehículos son aquellos que ofrecen el mayor crecimiento en partes de mercado. Pues la demanda tampoco baja…

Para los constructores automovilísticos y los organismos bancarios por los cuales están respaldados, es mucho más fácil hacer ofertas financiarias alentadores sobre productos poco innovadores pero que generarán en el tiempo importantes gastos de mantenimiento para los compradores que en productos high-tech que se nutren de kWh y/o de sin plomo, y necesitando mucho menos mantenimiento.

2 – Híbrido – Diesel en clara regresión

Con una regresión de más de 30% de las ventas, el híbridodiesel  no ha logrado seducir nuevos clientes. La tecnología está reservada para vehículos de alta gama. Además, ofrece una economía casi nula en uso comparado con las versiones más económicas (entre otros: Hybrid4 contra e-HDi 115). Una pena pues en medio urbano, el Hybrid4 ofrece una bajada significativa de gases contaminantes respecto a la competencia.

Instrínsecamente cara, la tecnología Hybrid4 entre en competencia directa con el premium alemán no híbrido. Un nicho en la cual la clientela prefiere comprar imagen y prestigio antes que la tecnología y ecología.

En la casa Toyota, el informe no es tan severo pero en gran parte se debe a la Yaris híbrida. Esperando la Prius IV, las ventas de la Prius y Prius+ se anuncian en ligero receso respecto a 2013.

3 – Los frenos al cambio

Entre las razones que originan este decepcionante resultado, hallamos la reticencia al cambio. Elegir conducir un vehículo híbrido o eléctrico, es elegir un coche desprovisto de caja de cambio manual. En España, cerca de 9 coches nuevos sobre 10 todavía llevan una caja de cambios manual. Más baratos, los coches equipados de caja de cambios manual siguen teniendo éxito entre los conductores. Lo más sorprendente es que para ciertos conductores, el hecho de tener que renunciar a esa caja de cambios manual es un factor negativo a la hora de adquirir un coche que no lleve.

Otra dificultad persistente: el hecho de renunciar a la posibilidad de instalación de un remolque (salvo en algunos escasos modelos).

Para el eléctrico, los frenos hacia el cambio van mas allá pues en cuestiones prácticas y en el inmediato, un coche eléctrico rara vez podrá reemplazar un modelo término, aunque surge la pregunta de si realmente necesitamos tanta autonomía como la que nos ofrece un 100% petróleo pues al día no realizamos tantos kilómetros como nos lo permite un depósito de gasolina en la gran mayoría de los casos estadísticos.

4 – ¿2015 un año de sorpresa?

Algunos preven que el año 2015 será un año de récord pues, entre otras cosas, la ofensiva alemana con sus híbridos recargables podrá cambiar las tornas. En términos de imagen y percepción del públic, el ensanchamiento de la oferta de auncia muy positiva. En el plano comercial, sin embargo, el éxito seguramente se quede relativamente limitado a corto plazo debido a los precios de coches eléctricos e híbridos. Especialmente con el litro de gasolina que ronda el euro.

¿Las subvenciones ecológicas ayudarán a los compradores de coches nuevos en su decisión por coches más sostenibles? ¿España mejorará dichas ayudas para promover la movilidad sostenible? Eso lo veremos el año que viene.