Coches Eléctricos

¿Los coches híbridos merecen la pena?

Ford_Fusion_HybridLos coches híbridos presentan una alternativa de transporte que combina las ventajas de los coches de combustible tradicionales y los eléctricos.

Con la finalidad de suplir las deficiencias de cada categoría, como reducir las emisiones de CO2 de los primeros y aumentar la autonomía de los segundos.
El mantenimiento de un coche híbrido no difiere en exceso de un coche tradicional y ofrece múltiples ventajas en cuanto al consumo de combustible garantizando el mantenimiento del vehículo en épocas de escasez, al mismo tiempo que es más respetuoso con el medio ambiente reduciendo las emisiones de gases nocivos derivados de su utilización.

Estos modelos ofrecen la ventaja adicional de poder utilizarse en trayectos largos, pues los coches eléctricos están equipados por baterías que funcionan únicamente con electricidad y aunque están ganando mucho terreno en el mercado del automóvil y aumentando progresivamente su representación en todos los países, todavía no cuentan con la infraestructura necesaria para suplir definitivamente al auto convencional, aunque está desarrollándose cada vez más las redes de electrolineras

En España disponemos en la actualidad de aproximadamente una red creciente de estaciones de servicio que se pueden consultar de varias formas (una de ellas en este artículo), no obstante, aunque se ha avanzado mucho en este sentido, continúa siendo una infraestructura escasa para satisfacer las necesidades de los conductores y en este punto, los autos híbridos ofrecen soluciones alternativas eficientes para cubrir esa demanda.

Un coche híbrido funciona con ambos tipos de motores (gasolina o eléctrico) bien de forma conjunta o fusionado y esta combinación interfiere positivamente en el gasto de combustible reduciendo el consumo hasta en un 30%, por lo que el ahorro con este tipo de vehículos resulta considerable en comparación con los coches tradicionales en función del número de kilómetros que se realicen

ford-fusion-hibrido

El rendimiento de estos coches está optimizado mediante un sistema mecánico denominado KERS, el cual permite que el vehículo se autoabastezca durante la marcha evitando las recargas manuales con el consiguiente tiempo que eso conlleva, porque aprovecha la energía cinética propulsada por el movimiento cada vez que se acelera o se frena (clic aquí para leer más sobre las formas de optimización propias de los coches eléctricos.)

Los últimos modelos incorporan baterías enchufables como la de los coches eléctricos manteniendo el motor de combustible, básicamente es el mismo coche sólo que permite cargar adicionalmente la batería en estaciones equipadas para poder utilizar el motor eléctrico durante trayectos más largos reduciendo el uso de combustible o prescindiendo totalmente de él.

En base a su funcionamiento nos daremos cuenta de que las ventajas de los autos híbridos son muy numerosas respecto a otros modelos del mercado y ayuda a suplir los problemas que pueden plantearse durante la conducción, especialmente en los coches eléctricos al disminuir el riesgo de que se agote la batería.

En vista de que el mercado de coches eléctricos no se encuentra todavía lo suficientemente asentado, las principales marcas automovilísticas apuestan por los modelos híbridos durante estos años de transición y han lanzado al mercado una variedad de modelos considerable que ha tenido muy buena acogida entre los consumidores.

El crecimiento en la demanda de estos modelos de automóviles se ha incrementado en un 82% y se especula que podría haber sido mayor de no ser por la crisis económica, pues el precio de un coche híbrido es bastante superior a los coches convencionales y dependiendo de la marca esta diferencia puede acentuarse en mayor o menor medida.

¿Merece la pena adquirir un coche híbrido?

Para evaluar el beneficio sobre el gasto debemos considerar la cantidad de kilómetro que efectuamos en un año considerando que parte del recorrido efectuaremos por poblado y cual por carretera.

Se calcula que por poblado o ciudad 7000 km al año es una cantidad aceptable para plantearse el ahorro que supondría utilizar un coche híbrido, en caso de que la mayor parte del kilometraje se efectúe por carretera la cifra se elevaría a 20000 km anuales. En caso contrario, para usuarios que realicen pocos kilómetros al cabo del año el coste del vehículo difícilmente podría amortizar el consumo.

Otro punto a tener en cuenta son los requerimientos para su manutención, pues no precisan de más cuidados y revisiones que los coches de combustión, pero el recambio de sus piezas sí requiere un coste superior porque utilizan una tecnología más avanzada, por no mencionar que no todos los talleres están equipados con la maquinaria necesaria y en este punto, será el comprador quien finalmente tendrá que valorar si esos inconvenientes merecen o desmerecen las ventajas anteriormente mencionadas. Esta desventaja no la tienen los coches eléctricos por tener menos piezas y necesitar mucho menos mantenimiento : aquí más ventajas de los coches eléctricos