Coches Eléctricos

Coches eléctricos y autonomía

cropped-coche-electrico-bateria-©-koya979.jpg

La autonomía es el tema central en el campo de coches eléctricos. No es de extrañar que sea una de las preguntas más recurrentes de los compradores que se plantean entrar en la nueva era de automóviles.

La autonomía según los diferentes modelos de coches eléctricos

De los coches eléctricos comercializados actualmente, la autonomía media es de 100 a 150 km, lo que nos puede parecer relativamente débil pero que nos permite realizar un gran número de trayectos cotidianos.

A continuación os presentamos una lista de los principales modelos en el mercado actual con su autonomía correspondiente anunciada según los constructores:

Esta autonomía se ve limitada por la capacidad de las baterías utilizadas en la mayoría de estos vehículos, las baterías lithium-ion. Estas baterías todavía no son suficientemente eficientes como para realizar centenares de kilómetros a pesar de utilizar las últimas tecnologías. La única solución actual es la de aumentar el volúmen de las baterías incorporadas, lo cual aumentaría considerablemente tanto el precio como el peso.

Elegir una autonomía adaptada a nuestro uso

En el momento de elegir entre coches eléctricos se aconseja escoger un modelo que posee una autonomía que sea el doble de los kilómetros realizados diariamente.

La primera razón es que la autonomía anunciada por los constructores es muy optimista. El ciclo de autonomía de estos vehículos no es el mismo en la teoría que en la práctica.

La segunda razón es un margen de seguridad respecto a todos los factores que pueden reducir vuestra autonomía.

Si tenéis dudas y os queréis asegurar, alquilad un coche eléctrico del modelo que os interesa para probar y comprobar su autonomía respecto al kilometraje que os interesa.

Escojamos un ejemplo de un coche cuya autonomía publicitada por el fabricante es de 170 km :
Hasta 85 km por día : estupendo
Entre 85 y 100 km por día : Es limítrofe pero aceptable si no se va por autovía
+ de 100 km por día : Demasiado justo y desaconsejable

La autonomía de los coches eléctricos condicionan su uso

Debido a su autonomía limitada, el coche eléctrico no se adapta a todos los públicos ni a todos los usos. Está especialmente adaptada a un uso urbano y periurbano.

Para la mayoría de las personas, los coche eléctricos ofrecen suficiente autonomía, pues parece que el 82% de los Europeos realizan menos de 100 km al día.

Un medio de recorrer distancias más largas es el uso de los puntos de recarga públicos, especialmente los puntos de recarga rápida. Estas se están multiplicando con el tiempo. Ya hay mapas establecidos al respecto.

El alquiler de coche puede ser una solución para trayectos puntuales de más de 100 km. Sin embargo para trayectos cotidianos de más de 100 km, la elección de otro tipo de vehículo, como un coche híbrido por ejemplo, sería más adecuado a esa necesidad.

En el caso del coche eléctrico, una ventaja fantástica es la de no tener que parar en gasolineras y un atrayente coste de 2€ para realizar 100 km.

Las variaciones de autonomía de un coche eléctrico

Cuando nos referimos a autonomía de un coche eléctrico, hay que considerar varias autonomías y no una sola. En efecto la autonomía depende de numerosos factores como el modelo, las condiciones meteorológicas o el comportamiento del conductor.

Los factores que disminuyen la autonomía
El estilo de conducción

El coche eléctrico es muy sensible al estilo de conducción. Así una conducción deportiva gastará mucha más energía que una conducción suave. Por esa razón la « eco-conducción » tiene una importancia especial al llevar un coche eléctrico.
La diferencia entre estilos de conducción puede hacer variar la autonomía de aproximádamente 10% según los conductores. Los constructores ofrecen autos con una conducción un modo « eco » que permite atenuar la potencia del motor en las aceleraciones de forma que amplian la autonomía.

La velocidad

La relación entre la velocidad y su consumo es exponencial. Por ello los coches eléctricos del mercado no permiten realizan más de 90 km en autopista mientras que aguantan hasta 170 km (o más según el modelo) en uso de ciudad.

Este es un punto muy importante que todo conductor de coche eléctrico ha de saber. Si un día os topáis con que la autonomía es demasiado justa para realizar vuestro trayecto, pensad en reducir vuestra velocidad para llegar a vuestro destino.

Aire acondicionado, calefacción y demás complementos

Si el uso de la radio o de los faros apenas tienen impacto sobre la autonomía de los coches eléctricos, la calefacción y aire acondicionado tienen un impacto mucho mayor. Pueden reducir la autonomía según los modelos de entre 10 y 30%. Lo cual hay que tener en cuenta.

Algunos coches eléctricos de nuevas generaciones están provistos con calefacciones de tipo « bomba de calor », la cual consume mucho menos electricidad que los dispositivos clásicos. Los constructores también tienen tendencia a proponer sillones y volantes que se pueden calentar y consumen menos electricidad que si se volviera a encender la calefacción.

El frío

Contrariamente a lo que algunos piensan, los coches eléctricos no tienen ninguna dificultad para arrancar en invierno. No obstante, las temperaturas negativas impactan un poco en la autonomía de alrededor de 5%. Pero tenemos que pensar que con el frío se tenderá a encender la calefacción, así que la baja de autonomía se suma.

Por esa misma razón algunos modelos están dotados de un sistema de calefacción programable que permite precalentar el habitáculo cuando el coche está enchufado.

El desgaste

Fenómeno que todos conocemos en nuestros teléfonos móviles, la autonomía tiene tendencia a reducirse con el tiempo. Podemos estimar una pérdida de autonomía de aproximadamente 10-15% al cabo de 5 años de uso o 75 000 km. Luego de esa bajada, la reducción es mucho menos sensible con los años.

Recuperación de energía el frenar

Para ganar autonomía y perder menos energía, los ingenieros implicados han desarrollado sistemas de recuperación de energía al frenar. Concretamente, cuando se frena el coche utilizará la inercia para producir electricidad y recargar la batería.