Coches Eléctricos

El litio componente esencial de las baterías de los coches eléctricos en caída libre

La sorpresa del momento: el exceso de optimismo sobre el coche eléctrico ha roto la especulación sobre el litio. Los precios del litio, el “metal raro” utilizado en la fabricación de baterías, siguen bajando. Los pronósticos sobre la electricidad habían hecho fortuna de los especuladores, pero vieron demasiado.

batterie lithium electrique¿Es una buena sorpresa para el coche eléctrico la caída dle precio del litio ?¿

El litio no es un metal precioso sino un metal raro. En el estado actual de la tecnología, es absolutamente esencial para la fabricación de baterías eléctricas. Los chinos se han convertido en maestros de esta industria. Primero, porque tienen importantes reservas naturales. Y luego porque sabían cómo explotarlos. De ahí el hecho de que los chinos se hayan convertido en los principales proveedores de baterías para el mundo del automóvil.

Las expectativas de la demanda de litio desde 2015 habían desencadenado una especulación desenfrenada y, como resultado, los precios y las inversiones se dispararon. En los últimos meses, los mercados han tomado conciencia de que la demanda de baterías para coches eléctricos no será tan alta como sugiere la escala de los movimientos medioambientales. Los precios han caído.

Entre 2015, el inicio de la especulación y finales de 2018, los precios del litio se habían cuadruplicado, de 6.000 dólares por tonelada a casi 24.000 dólares. La intensificación de las campañas contra la contaminación en Occidente, la promesa del desarrollo de coches eléctricos y la anticipación de una locura por los coches limpios entre los automovilistas predijeron una explosión en el mercado. Cabe destacar que durante este período, las ventas de vehículos eléctricos incrementaron la flota de este tipo de vehículos a más de 5 millones de unidades. Como resultado, la mayoría de los fabricantes temían dificultades en el suministro de baterías y especialmente una escasez de litio.

Los proveedores chinos aprovecharon la oportunidad para adelantarse al mercado mundial. Los inversores se despertaron hasta el punto de financiar la apertura de seis minas mineras en Australia en 2017 y 2018 para satisfacer la demanda prevista.

El problema es que a mediados de 2018 empezamos a percibir una ralentización en los mercados globales de automoción y, sobre todo, vimos un descenso significativo en el número de coches eléctricos. En el primer semestre de 2019, la demanda de litio disminuyó y los precios cayeron un 30%. Después de perder un 50% en el segundo semestre de 2018.

Las necesidades anticipadas habían jugado en las manos de los especuladores (y la fortuna), la anticipación excesiva puede estar causando su ruina.

La oferta de vehículos eléctricos se ha sobredimensionado y los fabricantes están notando un cambio en el comportamiento de los consumidores. Si bien es cierto que el coche eléctrico es más limpio que el coche de gasolina, ¿es su huella de carbono realmente mejor que la del coche de gasolina (o incluso diesel), dados los avances tecnológicos realizados en los motores, la contaminación causada por el uso del litio y las dificultades de reciclar las viejas baterías? Por no mencionar las dificultades de recargar las baterías, que actualmente limitan el desarrollo de la electricidad.

La mayor parte de la investigación se centra ahora en las alternativas al litio y, en particular, en las baterías sólidas…… Esto permitiría a la industria automovilística mundial liberarse del control chino y, sobre todo, desarrollar medios de almacenamiento de energía eléctrica, que actualmente se limitan a estas baterías de litio.