Estaciones de carga para vehículos eléctricos : en UK instalan 30.000 antes del 2030

La votación se centró en las estaciones de carga rápida para los viajes largos. Para 2025, el Reino Unido tiene previsto contar con una red de más de 6.000 estaciones de recarga rápida en las autopistas inglesas. Un argumento que podría convencer a los británicos, todavía reticentes.
En el Reino Unido se acaba de aprobar un plan de 1.600 millones de libras (1.900 millones de euros). El Gobierno espera que este texto, que prevé la construcción de una red de 300.000 estaciones de recarga para vehículos eléctricos, permita al país reducir su dependencia del exterior.

recarga coche electrico300.000 estaciones de recarga de aquí a 2030 para fomentar la transición a los vehículos eléctricos

Para animar a los ciudadanos británicos a pasarse a los vehículos eléctricos, el Reino Unido está haciendo todo lo posible. El país acaba de decidir una inversión masiva para construir una gigantesca red de estaciones de recarga. El objetivo es multiplicar por diez el número de puntos de recarga de aquí a 2030, hasta alcanzar los 300.000 cargadores. Esto es ambicioso y es sin duda un argumento de peso para convencer a los británicos, todavía indecisos, de que compren un vehículo eléctrico.
El texto votado hace hincapié en las estaciones de recarga rápida para los viajes largos. Este es, de hecho, el actual punto negro de los vehículos eléctricos (aunque sus ventas se hayan duplicado entre 2020 y 2021) y el principal freno que impide a los usuarios dar el paso. Un coche eléctrico para trayectos cortos en la ciudad, sí, pero un coche eléctrico como vehículo principal para ir de vacaciones sigue siendo demasiada logística. Esta es precisamente la cuestión que el plan de inversión espera cambiar en el Reino Unido.

Pronto se prohibirá la venta de vehículos con motor de combustión

El país quiere acelerar su transformación. Como parte del presupuesto, una cantidad inicial de 950 millones de libras (1.100 millones de euros) se destinará directamente a la construcción de una red de más de 6.000 estaciones de recarga rápida a lo largo de las autopistas de Inglaterra para 2025. La red debe estar disponible lo antes posible para iniciar la transición a los vehículos eléctricos. También como parte de la legislación, se han destinado 500 millones de libras (600 millones de euros) a la instalación de puntos de recarga en las ciudades.

Para facilitar el uso de los puntos de recarga, los conductores de vehículos eléctricos podrán utilizar el pago sin contacto para cargar sus coches. También podrán comparar precios y utilizar aplicaciones para encontrar las estaciones más cercanas en función de su ubicación. El Reino Unido tiene previsto prohibir la venta de nuevos vehículos con combustibles fósiles para 2030. Por tanto, esta red de recarga masiva será esencial para facilitar la transición a los vehículos eléctricos.

El gobierno también presenta este plan como una forma de crear puestos de trabajo y reducir su dependencia de los países productores de combustibles fósiles. Sin ser nombrada, Rusia es obviamente el objetivo de este plan. Con los precios del gas y la electricidad disparados como consecuencia de la invasión de Ucrania, el Reino Unido cree que es el momento de actuar y tomar decisiones «históricas».