Coches Eléctricos

Ford Fusion híbrido 2014

Ford_Fusion_Hybrid

El sistema híbrido completo tiene un motor de combustión y uno eléctrico, ambos integrados en una batería de alto voltaje y E-CVT transmisión, la tecnología permite dos motores ser utilizado al mismo tiempo, que se traduce en ahorros para el bolsillo, menos emisiones y buen funcionamiento.

Los 275 voltios de la batería, que está garantizada durante ocho años, son responsables de hacer el vehículo desplazarse hasta el límite de 75 km/h en modo eléctrico. Con una velocidad más alta, el sistema de combustión es despedido y ambos motores trabajan juntos. La batería puede ser drenada, pero nunca en movimiento. Tan pronto como se activa el motor de combustión, la batería está siendo recargada.

El coche no necesita estar conectado, porque el propio sistema híbrido hace este trabajo. Son los frenos regenerativos los que recargan pasivamente la batería. La energía mecánica que se absorbe en el frenado se utiliza para recargar el sistema híbrido. La fuerza de frenado también influye directamente en el sistema híbrido de la fusión, ya que los frenos regenerativos son un 94% y recuperan la energía para recargar las baterías.

Con el Ford Fusion Hybrid el motor de combustión no se utiliza todo el tiempo (sólo cuando el coche supera los 75 km/h o la batería está descargada), lo que ahorra combustible y evita contaminación. Para todo lo que sean trayectos urbanos, o pequeños trayectos que constituyen el día a día de la gran mayoría de los conductores, es probable que casi no se gaste gasolina.

Según el fabricante, el consumo de combustible es de 18.4 km/l en carretera y de 16.4 km/l en uso urbano. El gasto es menor que el Ford Ka 1.0 (a 19 km/l y a 15 km/l) el 9% y hasta 52% inferior a la fusión convencionales, según los datos oficiales. Además del motor eléctrico, los números deben ser asignados a la nueva caja CVT que controla el consumo de motor eléctrico y de combustión con eficacia.
Otras ventajas: salida silenciosa, sensor de lluvia, siete airbags, pantalla de flujo de potencia, techo corredizo eléctrico y aire acondicionado, mejor aceleración, mejor control de desestabilización.
Incluso con la considerable reducción de combustible gastado, el Fusion Hybrid todavía pesa en el bolsillo. El precio de los coches eléctricos sigue siendo un tanto alto en general, pero se salvan algunos casos muy interesantes como la Nissan Leaf.