Coches Eléctricos

Cómo mejorar la autonomía de los coches eléctricos

Como ya hemos hablado, la autonomía puede reducirse de forma muy rápida. Sin embargo existen medios de regular la autonomía de los coches eléctricos.

En primera instancia, adaptar su forma de conducir evitando gastar demasiado: anticipar los frenados, arrancar suavemente, utilizar las cuestas sagazmente… En resumen, respetar los principios de la eco-conducta.

Reducir el uso de la calefacción o del aire acondicionado, apagando el uno u otro en cuanto la temperatura del habitáculo está a la temperatura deseada. Utilizar al máximo la programación de la calefacción para calentar o enfriar el habitáculo cuando el coche está enchufado.

La velocidad es un elemento decisivo en los coches eléctricos, pues ir rápido impacta claramente en la autonomía y se recomiendo adaptar su velocidad en todo momento y evitar la autopista. El GPS es especialmente útil para encontrar caminos alternativos.

Puede ser inteligente tener en cuenta el aerodinamismo del coche: las bacas de techo, por ejemplo, aumentarán el contacto con el viento y así aumentar el consumo. Lo mismo ocurre con las ventanas abiertas mientras se está en marcha. Hay que considerar también que un cambio de peso importante o el uso de un remolque impactarán sobre la autonomía.

Las soluciones técnicas para alargar la autonomía de los coches eléctricos

Los puntos de recarga de coches eléctricos

Existen soluciones técnicas que nos permiten alargar la autonomía de un coche eléctrico. En primer lugar, existe en Europa, una red creciente de puntos de recarga. Así, en los casos de trayectos largos, se podrá planificar un itinerario en el que la autonomía permita pasar de un punto de recarga a otro.
Es bueno saber que existen “puntos de recarga rápida” que añaden 4 km de autonomía por minuto de recarga.

Estaciones de intercambio de batería

En algunos países (Gran Bretaña, Dinamarca e Israel entre otros) las estaciones de intercambio de batería de coches eléctricos se han visto establecidas. Este sistema podría verse desarrollado a mayor escala en los años venideros.
El principio es simple: Se intercambia la batería descargada por otra completamente cargada y la operación no supera los 3 minutos. Por desgracia es un sistema que resulta cara en instalación y eso limita su desarrollo actual.

Aquí un vídeo demostrativo:

 

Alargador de autonomía

Algunos modelos empiezan a verse equipados con alargadores de autonomía de coches eléctricos. Se trata de un pequeño motor térmico integrado al coche que tiene por única función la de recargar la batería.
Algunos coches como la Fisker Karma y la Chevrolet Volt ya tienen este tipo de tecnología que les permite alargar la autonomía hasta unos 500 km. Sin embargo, solo permiten realizar unos 40 o 50 km en modo enteramente eléctrico y luego deben usar carburante para hacer más.
Al tener un motor térmico, un motor eléctrico y una batería, estos coches son pesados y resultan muy caros.

El futuro de los coches eléctricos y su autonomía

En los próximos años, nuevas soluciones deberán aparecer para responder a la demanda de autonomía de los coches eléctricos.

Próximas generaciones de baterías

Los nuevos tipos de baterías en desarrollado deberían cambiar el panorama actual pero la mayoría están todavía en estadio de experimentación:
-Las baterías litio-air, en las cuales trabaja IBM, prometen hasta 800 km de autonomía
-Las baterías litio-polímero, concebidas por los franceses Bolloré, permitirían alcanzar unos 250 km
-Las baterías litio-metal-polímero, creadas por el fabricante alemán DBM Energyont permite a una Audi A2 realizar la hazaña de recorrer 605 km a una velocidad de 90km/h.

La pila de combustible de hidrógeno

El sistema de almacenamiento de electricidad con una pila de combustible hidrógeno permite una autonomía que puede alcanzar hasta los 800 km. Esta pila utiliza hidrógeno como “carburante” y produce electricidad. Estos vehículos de hidrógeno podrían desarrollarse a mayor escala de aquí a 2020 aunque varios constructores han declarado estar preparados para comercializarlos en cuando estaciones de hidrógeno se habrán implantado.

Recarga durante el viaje

Un equipo de científicos japoneses ha experimentado un sistema de recarga de coches eléctricos durante su uso. El sistema es similar al de los coches eléctricos de juguete: la recarga eléctrica se lleva a cabo por inducción mientras va rodando. Semejante sistema podría alargar la autonomía de un coche al infinito
No obstante solo se ha llevado a cabo en prototipos y necesita un trabajo descomunal para instalar infraestructuras adecuadas. Se puede intuir que tiene pocas probabilidades de verse finalizado algún día… Sin embargo, aunque su futuro en coches eléctricos se haga realidad, se podría aplicar a algunas líneas de autobuses.