París bajo la niebla de contaminación: coches eléctricos libres

La famosa ciudad de las luces no brilla por la pureza de su aire, pues sus índices de contaminación están en alerta amarilla. Sin embargo está haciendo progresos para mejorar, entre otras cosas, están los coches eléctricos como gran factor.

contaminación coches eléctricos libres
Contaminación en París

Uno de las soluciones que ha puesto en marcha la capital francesa es el tráfico alternado. En España todavía no se conoce pero podría llegarse a dar si no se hace frente con energías limpias. El concepto consiste en que la circulación de vehículos de combustión se restrinja por el centro de la ciudad, limitando el acceso según el número de la matrícula. Los pares unos días, y los pares otros.

No obstante, la circulación alternada no impacta a los usuarios de coches eléctricos, por lo tanto gozan de más libertad que sus conciudadanos, aparte del resto de ventajas que brinda un coche eléctrico. Los automovilistas de coches eléctricos pueden circular libremente en París, y esto se podría ver aplicado en un futuro cercano a nuestro país.

Recordemos que los coches eléctricos son el único tipo de coches actualmente disponibles en el mercado que no tienen impacto sobre el aire en su medio de uso. Efectivamente, los coches eléctricos no tiene emisiones contaminantes en su funcionamiento. Aunque sí en la producción de electricidad por la empresa suministradora, tengamos en cuenta que los coches eléctricos no son totalmente limpios al 100%, pues hay que tener en cuenta la producción de electricidad que los alimenta. Sin embargo, son una opción muchísimo más beneficiosa tanto en salud como económicamente.

Es importante tener en cuenta los problemas de contaminación que afecta un pilar tan fundamental como el de la salud y la de nuestros hijos y descendencia.

Soluciones que aportan los coches eléctricos

Esta medida junto a la disponibilidad de servicio de coches eléctricos de alquiler (llamado “ Autolib’’”, que viene a ser el mismo concepto que el de las bicicletas de alquiler del que se puede disfrutar en algunas ciudades españolas) y el resto de vehículos ecológicos.

Otra medida que se hace patente, es la de compartir coche que tiene como ventaja el ahorro económico y un descenso de contaminación por el consecuente uso menor de vehículos.

Muchas medidas se podrían tomar para mejorar la calidad del aire que respiramos y que nos afecta cada día a lo largo de nuestra vida. Como por ejemplo la gratuidad del transporte público que permitiría reducir el uso exagerado de vehículos cuando no sea necesario. Controles novedosas a nivel industrial,etc…