Coches Eléctricos

Revolución en Vehículos Eléctricos con las Nuevas Baterías de Nanotubos de Litio-Ion

baterias-de-litio-ion-nuevas

En el campo de los dispositivos eléctricos uno de los principales inconvenientes es precisamente la autonomía de las baterías de litio-ion en su aplicación especifica para vehículos eléctricos o artefactos electrónicos de gran consumo.

Es por eso que el Massachusetts Institute of Technology (MIT) ha invertido bastante tiempo y dinero en la creación de un nuevo tipo de baterías de litio-ion, las cuales gracias a la utilización y puesta en uso de nanotubos de carbono logran amplificar la capacidad de almacenamiento de energía y brindan más tiempo sin requerir recargas consecutivas.
Para el futuro las grandes potencias apuestan enormemente a los vehículos eléctricos pero para que estos puedan competir con los de gasolina se necesita que la densidad de energía de la batería sea aumentada notablemente. Y he allí donde se centran las investigaciones, las baterías de iones de litio con ánodos (electrodos positivos) de silicio tienen un gran potencial, pues el litio se almacena en la superficie, con lo cual puede entrar y salir del electrodo con mayor rapidez, lo que agiliza en gran medida la carga y descarga de la batería.
Esta innovadora generación de baterías es capaz de recibir la carga más rápido y a su vez  producir entre el 35% y el 45% más de electricidad que las de litio existente hoy día. Se piensa que en los próximos dos años se comiencen a utilizar en los Smartphones. Puede resaltarse que la nueva batería de litio-ion con electrodo positivo compuesto de nanotubos de carbono alcanza fácilmente una potencia diez veces mayor que una batería convencional, y puede almacenar cinco veces más energía.
Para comenzar su inserción en el mercado las baterías de litio-ion podrán encontrar miles de aplicaciones en los dispositivos portátiles y sobre todo mas pequeños y con mayor investigación podrían llegar a perfeccionar las baterías de litio-ion más grandes, ósea aquellas aplicaciones y aquellos dispositivos que requieren de mayor poder energético.
El gran reto que presenta la industria es acelerar el la proceso de producción de los nanotubos de carbono que se utilizaran en las baterías, ya que para determinadas aplicaciones como por ejemplo en los vehículos eléctricos que se requieren películas más espesas de carbono y por supuesto de mayores dimensiones. Si esto se logra se facilitaría enormemente la inserción de las nuevas baterías en el campo industrial y comercial.