Los servicios de coches eléctricos compartidos, como lo son en muchas ciudades europeas las bicicletas compartidas de alquiler, no deberían ser una novedad, y si lo son para