La gama de coches eléctricos de BMW-i, actualmente compuesta por i3 y ampliándose con la llegada en el mercado de la i8, hace un uso extensivo de fibra