La Union Europea acaba de decidir una nueva directiva destinada a acelerar el desarrollo de infraestructuras de abastecimiento para combustibles alternativos. Presentada por primera vez en enero 2013,