Coches Eléctricos

Tesla: 0 – Hackers: 1: guerra en coches eléctricos

Tesla Motors anunciaba en julio el lanzamiento de un concurso de “hacking” ofreciendo 10 000$ al pirata que conseguiría penetrar el sistema de sus coches eléctricos Tesla Model S.

 

coches eléctricos hackeados

La piratería informática es una plaga que abarca muchos los dominios. En los automóviles también, las comprobaciones de seguridad de los sistemas conectados piden una especial atención, y un presupuesto que puede alcanzar cifras importantes.
Para verificar el sistema informático de la Tesla Model S, la ya famosa Tesla Motors ha recientemente hecho una llamada al público de un nuevo tipo en SyScanConference de Pekín (muy conocido simposio acerca de la seguridad en internet). Efectivamente, la constructora californiana prometió una recompensa de 10 000$ al pirata que consiguiese sabotear el sistema de uno de sus más famosos coches eléctricos.

coche Tesla-Model-S-salpicadero hackeado

¿Quién ha conseguido introducirse en la seguridad de estos coches eléctricos?

Un equipo de la universidad de Zhejian ha conseguido vencer el reto accediendo a partes vitales del coche eléctrico: al sistema de cierre de las puertas, del claxon y de las ventanas eléctricas del coche mientras este estaba en marcha.
Sorprendente a primera vista pues el sistema de estos coches eléctricos es en realidad muy ingenioso. Pero el equipo de ganadores ha presentado sus logros a la compañía californiana. La suma no representa gran cosa comparada con la que habría tenido que invertir Tesla en ingenieros especializados para dicho seguridad. Una forma ingeniosa y económica para una empresa de este tamaño de poner a prueba su sistema de seguridad.
Las fallas detectadas están, obviamente, en proceso de corrección por las constructora. Para poder evitar todo tipo de ataques y fallos a los usuarios de Tesla.
Esto no es una simple anécdota, sino una prueba entre muchas otras de que la seguridad en la tecnología, y también en los coches eléctricos, es algo tremendamente importante. Sistemas que hasta ahora eran mayormente mecánicos se ven ahora controlados digitalmente, por lo tanto con fallas que ya no son las mecánicas sino digitales.
No nos volvamos paranóicos. De la misma forma que se podía sabotear un coche mecánico con medios físicos, se puede sabotear un coche digitalizado de formas digitales. Cada uno con sus formas y tiempos variables. De todas maneras, de la misma forma en que nos teníamos que preocupar de la seguridad de los coches respecto a sus sistemas de cierres y demás, nos conviene hacer lo mismo respecto a los coches eléctricos, que no se escapan a la regla de prudencia y seguridad personal.